Musicaantiqva

Un lugar para hablar de música y de otras cosas
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  Conectarse  

Comparte | 
 

 Préstamos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 15 ... 28  Siguiente
AutorMensaje
doyagüe



Cantidad de envíos : 914
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Miér Oct 31, 2007 11:10 am

Ruspoli escribió:
No sean malos con Jorge Federico, anden, que por aquí veo muy mala idea. No

¡¡Pero si idolatramos a D. Jorge!!. Personalmente me resulta muy interesante comprobar el proceso de trabajo y las modificaciones que realiza para adaptar la obra a las nuevas situaciones (lo mismo me sucede con Bach, al comparar cantatas profanas y sacras). Cierto es que utiliza el sistema con excesiva profusión (miren Serse, lástima que no esté grabado la versión de Bononcini).

Bellerofonte escribió:
No soy Ruspoli, pero se lo agradezco como si lo fuera.

Me sorprende, Bellero. Es un libro de consulta, a mi juicio, imprescindible.

Un saludo


Última edición por el Miér Oct 31, 2007 11:12 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
doyagüe



Cantidad de envíos : 914
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Miér Oct 31, 2007 11:12 am

Ockeghem escribió:

Bueno, yo, si realmente se establecen los putos cánones de la puta SGAE de los cojones, estoy dispuesto incluso a escanearme los dos libros y subirlos a la mula completamente gratis, ahora que tengo que comprar una fotocopiadora-impresora un poco mejro para la oficina...

¿Podríamos considerarlo también un prestamo? Twisted Evil Twisted Evil Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
Johann Sebastian



Cantidad de envíos : 1668
Fecha de inscripción : 29/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Miér Nov 14, 2007 10:44 pm

Que a Handel le gustaba la Serenata a 3 Qual prodigio è ch'io miri? de Stradella es algo evidente, sólo en "Israel en Egipto" utilizó seis de sus números para varios coros. Mérito de préstamos en el oratorio tan sólo superado por el Magnificat de Dionigi Erba. El préstamo de la sinfonia n. 1 de la serenata ya ha quedado ilustrado más arriba, les dejo el resto.

http://rapidshare.com/files/69745288/Stradella-Qual_Prodigio_E_Ch_io_Miri__Israel_In_Egypt_.rar.html

Exodus

«He spake the word»
ALESSANDRO STRADELLA, Qual prodigio è ch’io miri, Serenata (ca. 1675): Sinfonia [n. 10]

«He gave them hailstones»
ALESSANDRO STRADELLA, Qual prodigio è ch’io miri, Serenata (ca. 1675): Sinfonia [n. 1]; «Seguir non voglio più» [n. 14] (n.15 en mi recopilación)

«But as for His people»
ALESSANDRO STRADELLA, Qual prodigio è ch’io miri, serenata (ca. 1675): «Io pur seguirò» [n. 13]

En el coro And Israel saw the great work a partir de « [...] and believed the Lord»
ALESSANDRO STRADELLA, Qual prodigio è ch’io miri, serenata (ca. 1675): «Amor sempr’è avezzo» / «Ite dunque a cercar» [n. 9]

Moses’ Song

«The people shall hear»
ALESSANDRO STRADELLA, Qual prodigio è ch’io miri, serenata (ca. 1675): «Amiche/Nemiche a pietà» [n. 7] (precioso recitativo a 2)
Volver arriba Ir abajo
Ruspoli



Cantidad de envíos : 3194
Ubicación : Strada del Corallo alla Porta del Palazzo d´Orlando
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Jue Nov 15, 2007 12:25 am

Muchas gracias, querido Johann, es usted un poco cabroncete pero se agradece. Wink
Volver arriba Ir abajo
Johann Sebastian



Cantidad de envíos : 1668
Fecha de inscripción : 29/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Jue Nov 15, 2007 1:38 am

No hay de qué, querido Marqués Wink . De cabroncete nada, que el asunto son los préstamos y ya me dirá que fuente tenemos más abundante Laughing . Es una buena excusa para tener un adelanto de la estupenda serenata de Stradella. Cuando tenga un rato la ponemos entera en el hilo de grabaciones radiofónicas Wink . Eso sí, la interpretación es ciertamente mejorable.
Volver arriba Ir abajo
Johann Sebastian



Cantidad de envíos : 1668
Fecha de inscripción : 29/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Sáb Nov 17, 2007 12:43 pm

Otra pequeña tanda de préstamos handelianos, dedicados a mi querido Ruspoli Wink .

Estaba viendo préstamos tomados por Handel de La Lotta de'Ercole de Steffani, en Theodora, Jephta y Alceste, pero en la obertura de Theodora hay otros dos literales tomados de los Componimenti Musicali de Gottlieb Muffat, así que empezamos con ellos.

- En el Trio y la Courante de Theodora, Handel utiliza música de la Suite n. 2 en sol menor de G. Muffat: en concreto, del Minuet (R.98 ) y de la Courante (R.95) respectivamente. En el caso del minueto hay que esperar aproximadamente un minuto a que comienze propiamente el trío (en mi bemol mayor), las líneas solistas son idénticas. Hay que decir que la orquestación de Handel, especialmente en el trío, es bellísima y cumple lo que escribía Mattheson al respecto de los préstamos.

http://rapidshare.com/files/70311824/GMuffat_Suite2-Handel_Theodora_Trio_Courante.rar.html


- En La lotta d'Ercole con Acheloo de Steffani (Hannover, 1689) nos encontramos, en primer lugar, con que la primera parte de la obertura es idéntica a la de Jephtha. No estamos en uno de tantos casos en los que esas oberturas francesas nos recuerdan unas a otras, aquí ustedes no distinguirán cuál es cada cuál. Sobre las fugas de las oberturas, que no son iguales, habrá ocasión de volver.

http://rapidshare.com/files/70313416/Steffani_LaLotta-Handel_Jephta-Ouverture.rar.html


- En Theodora hay un total de 5 préstamos de La Lotta de Steffani. Ahora, para no cansarnos, les dejo el que corresponde al N. 17 del oratorio, "Queen of Summer, ...", cuya música está tomada literalmente de dos movimientos de ballet de la Lotta.

http://rapidshare.com/files/70314085/Handel_Th_Queen_of_Summer-Stefanni_LaLotta_Ballet.rar.html
Volver arriba Ir abajo
Bellerofonte



Cantidad de envíos : 17876
Ubicación : 25 Brook St. - London - England
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Sáb Nov 17, 2007 5:29 pm

Los italianos tienen una palabra muy gráfica para definir lo que es usted: rompicoglioni.

_________________
Esto es lo que tengo que decir sobre la obra de Bach: escuchadla,
interpretadla, amadla, veneradla y callaos la boca (Albert Einstein)
Volver arriba Ir abajo
Johann Sebastian



Cantidad de envíos : 1668
Fecha de inscripción : 29/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Sáb Nov 17, 2007 5:59 pm

Oiga, modere su lenguaje, joven, que el hilo lo creó usted y lo inaguró con un préstamo que había tomado el propio Jorge Federico. Qué susceptibles se ponen por hablar de unos prestamillos de nada, total, si en Theodora apenas hay unos 13.

Mattheson, Der vollkommene Capellmeister (1739): "Tomar prestado es permisible; pero uno debe retornar el objeto prestado con interés, es decir, se deben construir y desarrollar imitaciones que sean más hermosas y mejores que las piezas de las cuales derivan".
Volver arriba Ir abajo
Bellerofonte



Cantidad de envíos : 17876
Ubicación : 25 Brook St. - London - England
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Sáb Nov 17, 2007 9:18 pm

"Toma guijarros y los convierte en diamantes". Alguien dijo eso refiriéndose a Handel. No encuentro nada más gráfico para explicar lo que hacía el sajón.

_________________
Esto es lo que tengo que decir sobre la obra de Bach: escuchadla,
interpretadla, amadla, veneradla y callaos la boca (Albert Einstein)
Volver arriba Ir abajo
Zelenka



Cantidad de envíos : 2601
Fecha de inscripción : 30/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 12:13 am

Al final va a resultar que no tiene nada propio Laughing
Volver arriba Ir abajo
Barbarina



Cantidad de envíos : 1392
Fecha de inscripción : 27/09/2007

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 12:37 am

Bellerofonte escribió:
"Toma guijarros y los convierte en diamantes". Alguien dijo eso refiriéndose a Handel. No encuentro nada más gráfico para explicar lo que hacía el sajón.

Coincido con Bellerofonte. La adopción de materiales previos fue en siglos pasados una práctica muy digna. ¿Ejemplos? Bueno, a ver... scratch

- JOSQUIN- Misa Pange Lingua (sobre el himno gregoriano) Obra Maestra!!
- DUFAY: Misa Caput (sobre la antífona sarum) Obra Maestra!
- ALONSO LOBO: Todas sus misas sobre motetes de Guerrero. Obras Maestras!!
- VICTORIA y MORALES: Misas de difuntos (sobre el Oficio Gregoriano). Obras Maestras!!!
- MONTEVERDI: Misa In illo tempore (sobre Gombert). Obra Maestra!
- VIHUELSTAS, GUITARRISTAS, TIORBISTAS: Todos usaron "standards" (Romanesca, la Monica, Folías, Canarios...) para algunas de sus mejores páginas.
....
- VAUGHAN WILLIAMS- Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis (Obra maestra!!!!!!! - y perdón por venirme tan acá)
Eso por no hablar de los nacionalistas de toda índole.

- ¿Y BACH? Por qué a BACH no se le condena diciendo: ¡Eh, Juanito, que los corales que conviertes en fugas, cantatas o realizaciones de todo tipo no los escribiste tú? Plagiador!!

Dejen a Haendel. Seguro que Steffani, Telemann o Keiser están encantados de escuchar sus obras en óperas mucho mejor escritas que las que ellos ni soñaron componer.
lol! lol! lol!

(de nada, Bellero!, alguien debía decirlo de una vez, que a usted le veo muy manso Wink


Última edición por el Dom Nov 18, 2007 1:31 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Johann Sebastian



Cantidad de envíos : 1668
Fecha de inscripción : 29/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 1:02 am

Vamos a ver, Barbarina, lo que escribe es demagógico. Nada tiene que ver escribir misas, glosas o variaciones sobre una melodía con los préstamos que aquí se están ilustrando, ni nada tiene que ver tomar modelos declarados y realizar música sobre ellos, como otra gran cantidad de coetáneos, con un método de composición con un porcentaje grande de música compuesta a partir de un puzzle de obras tomadas prestadas de otros muchos, o suyas propias anteriores, es como mínimo curioso. Aunque en el fondo sea componer sobre una tema dado, el método es muy diferente. Muchos lo hicieron, como mínimo como propia parodia, pero el nivel alcanzado por Handel es impresionante: esa es la especialidad del tema, un método compositivo sumamente curioso que ha provocado ríos de tinta. La hermosura de la música de Handel habla por sí sola. Keiser, Mattheson, Steffani, Telemann o Handel escribieron cada uno a la altura de su genio.

Dicho esto, no creo que un compositor tan absolutamente GRANDIOSO como Handel necesite una defensa absurda, ni de usted ni de nadie. El tema lo abrió Bellerofonte, si hay que censurarlo o aguantar respuestas tan pueriles como la que ha emitido para "defenderle", mejor lo cerramos.

Por si no se ha dado cuenta, este es un hilo que trata de eso, de ilustar préstamos de ese tipo. No, no se incluyen aquí las misas sobre L'Homme Arme, ni las diferencias sobre Guárdame las vacas, ni composiciones sobre Christ lag in Todesbanden, ni folias, ni composiciones sobre La Monica o Una Jeune Fillette, ni ..., eso es en otra sección. Ya me dirá qué tiene que ver tomar esos modelos con tomar un trozo de una suite de Steffani de unos años antes. No se juzga a nadie, se ilustran préstamos, las quejas y problemas personales mejor en las secciones correspondientes del foro.

Bellerofonte escribió:
Esta sinfonía de Alessandro Stradella fue una melodía misteriosa que en su día colgó Ruspoli:

http://rapidshare.com/files/65572100/-20-Sinfonia-Stradella.mp3.html

A oídos de George Frideric Handel, uno de los más grandes plagiadores de la Historia de la Música, la sinfonía no pasó inadvertida y algún tiempo más tarde la aprovechó para uno de los coros de su oratorio Israel in Egypt:

http://rapidshare.com/files/65572639/-19-Chorus__He_gave_them_hailstones_for_rain-Handel-Israel_in_Egypt.mp3.html

Handel se aprovechaba de todo y de todos, pero cuando el arreglaba una música siempre sonaba infinitamente mejor que el original.
Volver arriba Ir abajo
Ruspoli



Cantidad de envíos : 3194
Ubicación : Strada del Corallo alla Porta del Palazzo d´Orlando
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 2:14 am

Bueno, bueno, bueno, rebajemos la tensión. Estoy seguro de que nuestro querido Johann no ha querido atentar contra el honor del caro sassone a quien, me consta, estima sobramanera. No se puede negar una cierta malizia Twisted Evil en sus intervenciones, pero bien es cierto que Bellerofonte y no él abrió la caja de los truenos.

Quizá lo verdaderamente interesante sea analizar el extraordinario método de trabajo de Handel cuando utilizaba materiales propios o ajenos, especialmente cuando -muy frecuentemente, por cierto- practicaba el collage a niveles incomparables (como esa aria de Agrippina elaborada nada menos que con ocho fragmentos de obras propias anteriores). En muchas ocasiones el esfuerzo que le exigía tal reelaboración superaba con mucho el de la composición de una obra enteramente nueva. Quizá, como se ha apuntado varias veces, subyace en esta forma de trabajar el propósito de que ninguna idea musical valiosa -propia o ajena- quedara sepultada en el olvido (destino natural de la inmensa mayoría de la música en aquella época).
Volver arriba Ir abajo
Johann Sebastian



Cantidad de envíos : 1668
Fecha de inscripción : 29/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 2:37 am

Pero convendrá, querido marqués, que analizar el extraordinario método de trabajo de Handel es algo que se escapa en cierta medida de nuestro capacidad aquí. A ojos de cualquier mortal pareciera, con el genio de Handel, que sería más fácil componer algo nuevo que realizar collages de semejantes proporciones (quede claro que lo sorprendente es la proporción y cantidad). Así que, más allá de todo lo mucho que se ha escrito, de las razones que expone al final de su mensaje, del comienzo de la inspiración propia a partir de chispas anteriores (eso lo entiendo perfectamente) para conseguir trascender el momento del inicio, no podremos trazar más que conjeturas. A mi modo de ver, se podrían ilustrar musicalmente esos fragmentos, que era el objeto de este hilo. Usted es el primero que siempre ha mostrado interés por ello. La verdad, nunca pensé que ello molestara en alguna medida.

Usted y yo hemos hablado mil veces que estaría bien tener, por ejemplo, claramente identificados todos los préstamos de los Componimenti musicali de Muffat. Hay foros absurdos donde mencionar en vano el nombre de JS Bach es pecado, aquí parece que lo es mencionar préstamos de Handel sobre los que hay infinidad de volúmenes escritos. Qué quiere que le diga. Estoy sorprendido y, por qué no decirlo, decepcionado. Parte de la música que he puesto, ni siquiera está grabada comercialmente de una manera decente y pensaba que tendrían algún interés por conocerla para saber qué encontró Handel en ella.

Johann Sebastian escribió:
Hay que decir que la orquestación de Handel, especialmente en el trío, es bellísima y cumple lo que escribía Mattheson al respecto de los préstamos.
Volver arriba Ir abajo
Barbarina



Cantidad de envíos : 1392
Fecha de inscripción : 27/09/2007

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 10:52 am

Johann Sebastian escribió:
Vamos a ver, Barbarina, lo que escribe es demagógico....
Dicho esto, no creo que un compositor tan absolutamente GRANDIOSO como Handel necesite una defensa absurda, ni de usted ni de nadie. El tema lo abrió Bellerofonte, si hay que censurarlo o aguantar respuestas tan pueriles como la que ha emitido para "defenderle", mejor lo cerramos.

Por si no se ha dado cuenta, este es un hilo que trata de eso, de ilustar préstamos de ese tipo. No, no se incluyen aquí las misas sobre L'Homme Arme, ni las diferencias sobre Guárdame las vacas, ni composiciones sobre Christ lag in Todesbanden, ni folias, ni composiciones sobre La Monica o Una Jeune Fillette, ni ..., eso es en otra sección. Ya me dirá qué tiene que ver tomar esos modelos con tomar un trozo de una suite de Steffani de unos años antes. No se juzga a nadie, se ilustran préstamos, las quejas y problemas personales mejor en las secciones correspondientes del foro.
[/quote]

Su argumentación me parece válida. Su tono (y no me refiero a si está usted en sib mayor en re menor)... bastante menos.
Aquí por, lo visto, el recurso de la "provocación" como detonante para la reflexión o el debate, la ironía o la caricatura como condimento para la dialéctica, son instrumentos reservados a unos pocos. Y en ese selecto grupo -claro está- no estoy yo.
Veamos, apreciado Johann Sebastian, por supuesto que conozco la diferencia entre homenajear y plagiar (¡cuantas veces ocurre eso en el cine y se habla de ello: pruebe a filmar una escena en una escalinata con un carrito de niño y enseguida le saldrán con Eisenstein, pruebe a filmar una despedida en un aeropuerto y aparecerán con Casablanca...).
Claro que Haendel no hacía uso de esas obras como cantus firmus y claro que eso puede suponer un uso indebido de la inspiración ajena. Mi reflexión -y si ha sido lago "ácida" pido disculpas- iba en el sentido de valorar que en siglos pasados la reutilización de materiales precedentes era moneda de cambio y no se veía con los ojos que nuestras Sociedades de Autores -muy oportunamente- nos han enseñado a mirar.

Dicho esto, y como ya le dije en su día a otro forense: no me trate como una niña, que hace ya algún tiempo que sé ir solita al baño. OK? Smile
Volver arriba Ir abajo
Bellerofonte



Cantidad de envíos : 17876
Ubicación : 25 Brook St. - London - England
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 11:27 am

Es un error muy reiterado en los tiempos que corren (en la Música y en la Historia en general) analizar hechos que ocurrieron hace muchos años con los ojos de hoy. No creo que haya una sola persona sobre la faz de la tierra capaz de defender la esclavitud, pero hace trescientos años (incluso, menos), la esclavitud no sólo estaba contemplada como algo normal, sino también con una fuente laboral imprescindible para la buena marcha económica.

Como es un tema que me apasiona, recurriré de nuevo a él: me parece una barbaridad intentar interpretar los sucesos que dieron origen a la Guerra Civil española bajo el prisma de la sociedad en la que vivimos, que, por suerte, se asemeja muy poco a aquella revuelta sociedad de los años 30 (por mucho que el ínclito Zapatero se empeñe en lo contrario).

Con la música pasa igual: lo que aquí estamos llamando "préstamo", y que en realidad es "plagio", no sólo no era una práctica repobable, como lo es hoy, en el siglo XVIII (y en los anteriores), sino bendecida y hasta alabada. No hay que buscar en ella un motivo de comodidad o de vagancia, sino más bien lo contrario. Un músico estrenaba una ópera, la ópera se representaba cuatro, cinco o quince veces, y luego ya no volvía a interpretarse nunca más. En consecuencia, todo el grandísimo esfuerzo que suponía elaborar esa ópera, no servía de nada pocos días más tarde y aquella magnífica música no se volvía a escuchar, porque los hombres de aquel periodo no tenían CDs, ni Minidisc, ni MP3, ni Ipods, ni siquiera vinilos o cintas magnetófonicas. El plágio era una forma de que una buena idea musical no se perdiera para siempre y pudiera seguir siendo escuchada por aquella gente.

Cuando he llamado "rompicoglioni" a Johann, lo he hecho irónicamente y con todo el cariño del mundo. A mí no me molesta que Handel plagiara constantemente, ni creo que eso le pueda molestar a nadie que esté mínimamente documentado en cuestiones musicales. Pero hay mucho ignorante que pulula por esos foros de Dios (y no me estoy refiriendo ahora a nadie de éste) que tiende a denostar la figura de Handel por sus plagios y porque no tiene ni puta idea de por qué se plagiaba entonces.

Lo único que me parece injusto es que estemos dando la sensación de que el único que plagiaba era Handel, cuando todos, en mayor o menor medida, plagiaban. Otro gran plagiador era Bach y Vivaldi no le iba a la zaga, así que bueno será que de vez en cuando saquemos a relucir sus plagios.

_________________
Esto es lo que tengo que decir sobre la obra de Bach: escuchadla,
interpretadla, amadla, veneradla y callaos la boca (Albert Einstein)
Volver arriba Ir abajo
Zelenka



Cantidad de envíos : 2601
Fecha de inscripción : 30/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Dom Nov 18, 2007 11:58 am

Pero en el caso de Handel no es tan grave el delito en si, sino la cantidad de delitos que cometió Razz
Volver arriba Ir abajo
Armida



Cantidad de envíos : 1316
Fecha de inscripción : 29/06/2007

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 8:10 am

La tolerancia hacia el plagio de la época barroca ¿cómo se concilia con el linchamiento de Bononcini por el madrigal que tomó "prestado" de Lotti? Ya sé que no es lo mismo, que en el caso de Handel hay, por lo general, una reelaboración, y me imagino que tampoco hubo la vanagloria de Bononcini por su parte. Con todo, me choca.
Volver arriba Ir abajo
Bellerofonte



Cantidad de envíos : 17876
Ubicación : 25 Brook St. - London - England
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 9:25 am

No estamos ante el mismo caso. En 1731, en un concierto dado por la Academy of Ancient Music en Londres, se presentó como de Lotti un madrigal titulado In una siepe ombrosa, que se tenía como obra de Bononcini. Bononcini tuvo la desfachatez de protestar por el hecho de que se le atribuyera a Lotti ese madrigal, ante lo cual el secretario de la Academy escribió a Lotti para que certificara que el madrigal era suyo, cosa que hizo con suficiente documentación (incluyendo los testimonios ante notario de varias personas). El escándalo le costó el cargo dentro de la Academy a Maurice Greene, un buen compositor y mejor organista, y la estrella de Bononcini, que en esos momentos brillaba más que la de Handel, empezó a declinar, hasta tal punto que optó por abandonar Inglaterra.

El incidente le vino como anillo al dedo a Handel, que hasta entonces no se había atrevido a plagiar ninguna pieza de Bononcini y que, desde entonces, empezó a plagiarle sin freno (por ejemplo, el aria "Ombra mai fù" de Serse es debida a Bononcini, aunque Handel la enriqueció y la mejoró hasta extremos insospechados).

_________________
Esto es lo que tengo que decir sobre la obra de Bach: escuchadla,
interpretadla, amadla, veneradla y callaos la boca (Albert Einstein)
Volver arriba Ir abajo
Ruspoli



Cantidad de envíos : 3194
Ubicación : Strada del Corallo alla Porta del Palazzo d´Orlando
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 3:50 pm

Estimada Barbarina, nadie la trata como una niña, al contrario. Si el tono de la respuesta de Johann hubiera sido condescendiente, entonces habría entendido su respuesta, pero no lo ha sido. Ha sido duro, si quiere. Precisamente por ser usted una persona con amplios conocimientos es por lo que su argumentación (todos lo hicieron) resulta tan llamativa. Usted sabe y todos sabemos que la asiduidad con la que Handel acudió al préstamo de materiales ajenos no admite parangón con ningún otro compositor, coetáneo o no.

Por otra parte, el tono de su mensaje, por ejemplo cuando dice "Por qué a BACH no se le condena diciendo: ¡Eh, Juanito, que los corales que conviertes en fugas, cantatas o realizaciones de todo tipo no los escribiste tú? Plagiador!!", indica que usted enfoca el asunto de los préstamos handelianos desde un punto de vista ético. Aquí no se está juzgando la legitimidad o ilegitimidad de tales préstamos, sino que se examinan las fuentes de ciertos fragmentos handelianos. De hecho en la actualidad ningún musicólogo se preocupa de la moralidad de ese método. Es un punto de vista decimonónico ya superado.

El fenómeno de los préstamos en la obra de Handel es bien conocido desde el siglo XIX y no ha afectado a la reputación del sajón, ni para los melómanos, ni para los intérpretes, ni para los musicólogos. Y todos nosotros, empezando por el propio Johann, estamos felizmente de acuerdo en que la grandeza de la música handeliana no se ve ensombrecida por los préstamos (bueno, todos no, puede que Zelenka no esté de acuerdo, vistos los mensajes que ha publicado en este foro). Eso es lo importante, somos personas mayores de edad que queremos saber más, así que no creo que ampliar nuestros conocimientos tenga nada de reprobable.

A mí me suscita mucha curiosidad e interés el tema de los préstamos y agradezco enormemente las aportaciones de Johann, que nos permiten escuchar tanto el original como la adaptación. Es el mejor modo de saber qué hacía Handel con la música ajena que tomaba. Se trata de una aportación valiosísima para quienes amamos la música del caro sassone y en modo alguno una denigración. Como ya he dicho más arriba, personalmente escuchar estos fragmjentos me provocan una reflexión sobre los métodos de composición y las razones del amplio uso del préstamo por Handel. Naturalmente, se corre el riesgo, ya apuntado por Bellero, de que alguna persona, utilizando un razonamiento besugo, deduzca que Handel se limitaba a ser un plagiador. Pero es un riesgo soportable y se ve ampliamente compensado.

Para concluir, incluyo una interesantísima reflexión de Manuel Martín Galán (procedente de una obra aún no publicada) acerca de los préstamos handelianos. Estoy seguro de que les va a ilustrar.

La frecuente reutilización por parte de Haendel de música propia y ajena a lo largo de toda su carrera los denominados préstamos ha sido una cuestión repetidamente tratada por críticos y musicólogos. No era algo ignorado en su época. Johann Mattheson, por ejemplo, denunció en 1722 que la idea principal de un aria suya (de la ópera Porsenna, de 1702) sirvió de base a otras de Agrippina y Muzio Scevola. Charles Jennens, amigo y colaborador del músico, aunque disgustado entonces con él, le acusó con dureza en una carta privada escrita en 1743 de robar (sic) en partituras de óperas italianas que le había prestado, lamentando después que lo hiciera “quien tiene mejor material propio”. Y el compositor y crítico Johann A. Scheibe, tras dedicarle un cálido elogio, recordaba en 1745 que solía desarrollar ideas ajenas. Pero la primera lista de compositores prestamistas, con alguna llamativa ausencia (la de D. Erba) y acompañada de un comentario exculpatorio, no apareció hasta 1831, siendo William Crotch su autor. Pronto se amplió, aunque fue al publicar Chrysander, que ya se había ocupado del asunto en 1858, en torno a 1890 una serie de Fuentes de las obras de Haendel (Quellen zu Händels Werken) cuando se originó un apasionado debate, desde una perspectiva ética más que estrictamente musical, en el que las descalificaciones y radicales acusaciones de deshonestidad, como la de Sedley Taylor, que en 1906 publicó el más documentado estudio realizado hasta entonces, alternaron con no menos vehementes y hasta curiosas defensas, como la de Percy Robinson (1908), que pretendía negar la evidencia afirmando que algunas de las obras saqueadas serían, en realidad, desconocidas creaciones de juventud del mismo Haendel.


El asunto hoy se contempla más serenamente y partiendo de que en el conjunto de su obra la proporción de préstamos es más bien reducida, aunque el catálogo no se ha completado, y no afecta a su reputación artística general, sólidamente asentada en méritos propios: extraordinarias dotes melódicas, excepcional dominio de la armonía y el contrapunto o asombrosa fantasía en el tratamiento de la orquesta como soporte de la voz humana, por ejemplo. Y sin liberar al músico de la responsabilidad que le corresponde -que la tuvo- ni pretender transformar su figura en un icono de brillo inmaculado -que no lo fue-, se examina dicha práctica situándola en las concretas circunstancias histórico-artísticas, ambientales y personales en que se produjo.


Tres son los tipos de préstamos observados: movimientos completos que, apenas retocados, se trasladan de una obra a otra; fragmentos de cierta extensión que, reelaborados, a veces, hasta ser casi irreconocibles, se insertan en un movimiento u obra más amplios o movimientos entera o casi enteramente compuestos a partir de varios fragmentos anteriores (un complejo ejemplo: J.H. Roberts señala cómo el aria “Se giunge un dispetto”, de Agrippina, se formó con nueve fragmentos procedentes de cinco arias anteriores -de Almira, Rodrigo y dos cantatas italianas-); e ideas o frases cortas a partir de las cuales se desarrolla un movimiento distinto al original. Predominan cuantitativamente los dos últimos (especialmente, el tercero) sobre el primero y, en cuanto a su procedencia, el material propio sobre el ajeno. En cualquier caso, asombra su capacidad para elegir fragmentos acordes con su estilo o fácilmente asimilables mediante una revisión más o menos profunda -a menudo, mejorándolos notablemente- que incorporaba en su obra con tal naturalidad y espontaneidad, que en muchas ocasiones ha sido difícil descubrirlos (y dicho sea de paso, hubo quien, empapado del sentimiento imperialista británico de finales del XIX, llegó a afirmar que, gracias a ello, sus mediocres autores podían compartir un poco de la gloria del genio).


No parece que tenga nada de censurable la práctica -por lo demás, extendidísima- de insertar fragmentos propios en dos o más obras distintas concebidas para situaciones y lugares diferentes, en una época de muy limitada difusión de la mayor parte de la música. ¿Era, por ejemplo, necesario sepultar para siempre en el olvido la enorme cantidad de música nacida para brillar fugazmente en las selectas reuniones romanas o había alguna razón de peso para privar a la audiencia de Londres de lo ofrecido a las de Hamburgo, Florencia o Venecia? Y en el caso de obras representadas en el mismo escenario y en un corto espacio de tiempo, cabe preguntarse si el compositor no estaría lanzando un guiño al público, al que podía resultar grato reconocer melodías apreciadas, revestidas o no con nuevos ropajes. Esto último se puede afirmar casi con total seguridad en lo referido a la música instrumental y de cámara, destinada mayoritariamente a la interpretación privada.


En cuanto a los préstamos ajenos, se impone una primera evidencia: algunos de los catalogados como tales no eran, en realidad, sino lugares comunes del lenguaje musical, abundantes en un estilo tan marcado por las convenciones melódicas y armónicas como el barroco tardío. Quedan, empero, muchos otros incontestables, procedentes de un numeroso y dispar grupo de músicos y obras del pasado y coetáneos y que, en ciertos casos, se asemejan mucho a lo que entendemos por plagio. Es, desde una óptica actual, lo más cuestionable. El examen del contexto histórico puede matizar, aunque no neutralizar, las acusaciones. En la época, se repite con frecuencia, no se había desarrollado plenamente ese culto a la originalidad que exige la novedad absoluta como elemento primordial de toda obra de arte, que sólo se consagrará en el romanticismo. Había, ciertamente, voces que ya la reclamaban (B. Marcello, por ejemplo, lo hacía por la vía satírica en su Teatro a la moda), pero estaba muy extendida la consideración de que la utilización de ideas y temas ajenos no era del todo ilegítima (a condición de mejorarlos, matizaba en 1739 el mismo Mattheson que años antes discutía su licitud; también afirmaba, no obstante, que mientras la invención puede compararse al capital, la reelaboración de lo ajeno sería sólo el interés) ni la obra musical era absolutamente intangible, admitiéndose cierta libertad para modificarla y adaptarla. Y que la mayoría de los compositores, sin excluir a los más grandes, recurrieron en algún momento a los préstamos. No deja de ser curioso que uno de los temas favoritos de Haendel, el conocido "Heroes when with glory burning", de Joshua (que también empleó en HWV 7a, 13, 29, 47, 55, 72, 78 y 468), hubiera sido ya tratado, que sepamos, por Marco Antonio Cesti, Alessandro Scarlatti y Reinhard Keiser, el viejo protector y patrón de nuestro músico, en cuyas partituras, por cierto, espigó con asiduidad. Y en los ambientes operísticos, al margen de las arias de baúl que acompañaban en sus desplazamientos a las estrellas vocales y los consabidos pasticcii, no era raro que los músicos incluyeran en sus obras arias de otros autores. Precisamente en la Rosmira de Vivaldi (1739) figura un aria del Ezio de nuestro sajón. En una época en que nadie estaba libre de pecado -caben, no obstante, muchas matizaciones sobre la naturaleza del pecado de otros grandes compositores, no siempre idéntico al que nos ocupa-, el de Haendel habría sido más cuantitativo que cualitativo.


El por qué de tan insistente práctica es una cuestión aún irresuelta y que, con seguridad, sólo en parte aclaran las respuestas más simplistas y aparentemente obvias. Llegar a una explicación satisfactoria, si es posible, exigiría conocer mejor su psicología, para lo que hay evidentes limitaciones, y profundizar más en su proceso creativo, todavía insuficientemente conocido. Mientras tanto, las diversas hipótesis que se han barajado posiblemente sólo encierren explicaciones parciales. No se excluye, por supuesto, la malicia -el peyorativo término se le aplicó ya en Italia, poco después de su partida, tratando de este asunto- del músico profesional, siempre apremiado por el tiempo, que no repara en medios para cumplir su objetivo. Puede que a veces lo hiciera, como pretendía E. Dent, de forma subconsciente. Ahora bien, el mismo compositor era muy consciente de no actuar siempre inocentemente. Esperó, por ejemplo, a que Bononcini -que, recordémoslo, se había visto involucrado en un sonoro escándalo por una acusación de plagio- abandonara Londres para picotear en sus partituras. También se ha aducido su espíritu práctico y su deseo de que no se perdiera ninguna idea que le parecía valiosa. No se puede descartar -parece incluso probable- que con frecuencia necesitara del estímulo ajeno para desarrollar sus potencialidades creativas, especialmente en aquellos aspectos en los que su numen era menos fértil. Lo cual, al margen de las comparaciones que sugiere con actitudes similares observadas en otros aspectos de su vida, se ha relacionado con el sistema de aprendizaje seguido junto a Zachow, a base de modelos, copias, imitaciones e improvisaciones a partir de un tema dado. Técnicas, desde luego, comunes y generalizadas en su tiempo, que Haendel habría interiorizado y asumido como base de una de las facetas de su actividad creadora. De todas formas, resulta llamativo el incremento de préstamos en determinados momentos de su vida. Por ejemplo, en los años inmediatamente anteriores al viaje a Irlanda. Descartada la posible causa médica, hay que recordar que fueron los años de mayor presión externa y pugna interior, en los que se gestó su paso definitivo de la ópera al oratorio. O, como observa W. Dean, en sus últimos oratorios, Theodora y Jephtha: al final, pues, de su vida creativa. Pero aun entonces, el material ajeno liberaba su imaginación, ejerciendo una influencia estimulante más que limitadora y dando lugar a algunos de los mejores movimientos de dichas obras.
Volver arriba Ir abajo
Zelenka



Cantidad de envíos : 2601
Fecha de inscripción : 30/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 5:18 pm

Citación :
bueno, todos no, puede que Zelenka no esté de acuerdo, vistos los mensajes que ha publicado en este foro

Pero si no estamos en la pecera confused
Volver arriba Ir abajo
Barbarina



Cantidad de envíos : 1392
Fecha de inscripción : 27/09/2007

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 5:37 pm


Conforme con sus argumentaciones. Es un placer tenerlos de contertulios
Respecto al artículo que cita, quedo agradecidísima. Es muy oportuno. Me encantaría conocer el libro al que pertenece, cuando salga. En España estamos muy huérfanos de trabajos sobre Haendel en castellano. Después de todo, el libro de Howgood no es español (y está traducido de manera algo extraña: nunca entendí por qué).

Yo también me he preguntado muchas veces acerca de por qué un músico como Haendel tiraba de obras que no eran suyas. Es cierto que a veces se veía obligado a componer óperas en menos de un mes, pero aun así resulta extraño.

Por descontado que los aportes de Johann Sebastian son dignos de aplauso.
Lo dicho
Volver arriba Ir abajo
Zelenka



Cantidad de envíos : 2601
Fecha de inscripción : 30/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 7:42 pm

Citación :
y los consabidos pasticcii, no era raro que los músicos incluyeran en sus obras arias de otros autores.

Aquí si no estoy de acuerdo. Un pasticcio es algo muy diferente de lo que hacía Handel. Evil or Very Mad
Volver arriba Ir abajo
Ruspoli



Cantidad de envíos : 3194
Ubicación : Strada del Corallo alla Porta del Palazzo d´Orlando
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 10:59 pm

Zelenka escribió:
Citación :
bueno, todos no, puede que Zelenka no esté de acuerdo, vistos los mensajes que ha publicado en este foro

Pero si no estamos en la pecera confused

Si ya veía que estabas de broma, caro Zelenka. Wink Pero de todos modos te merecías un coscorrón.

tongue
Volver arriba Ir abajo
Ruspoli



Cantidad de envíos : 3194
Ubicación : Strada del Corallo alla Porta del Palazzo d´Orlando
Fecha de inscripción : 28/08/2006

MensajeTema: Re: Préstamos   Lun Nov 19, 2007 11:03 pm

Barbarina escribió:
En España estamos muy huérfanos de trabajos sobre Haendel en castellano. Después de todo, el libro de Howgood no es español (y está traducido de manera algo extraña: nunca entendí por qué).

Esperemos que dentro de dos años, con la fiebre del aniversario, se editen algunas cosas (este libro que he citado, por ejemplo) y se traduzcan otras (estoy pensando especialmente en la biografía de Burrows que parece ser la "definitiva" por el momento). Very Happy

En cuanto al libro de Hogwood, en este foro hemos comentado en muchas ocasiones la increíblemente mala traducción, mala, mala, mala como ella sola. Verdaderamente asmombra cómo se puede traducir tan mal. Shocked
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Préstamos   

Volver arriba Ir abajo
 
Préstamos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 28.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 15 ... 28  Siguiente
 Temas similares
-
» Préstamos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Musicaantiqva :: Música :: Música Antigua-
Cambiar a: